Cuando hay muchos clientes con hambre en un restaurante, se adquieren grandes habilidades para servirles… 😉