Dentro de un ascensor se estaba jugando un partido de futbol.
Desde afuera se escuchaba: “¡Haga el pase, tóquela, crúcela, cabecee, amáguele, levántela!”
De un momento a otro se escuchó: “¡GOOOOOOOOOOL, GOOOOOOOOOOOOOOOOOL!!!!!”
Todos los jugadores del equipo voltean a mirar al arquero de una forma inquisitiva. Este, viéndolos con cara de preocupación, les dice:
“¿PERO QUE, NO VEN QUE ME DEJARON SOLO?”