Chiste- Una buena excusa!

Un hombre en sus cuarentas compró un BMW y salió a correrlo a la autopista a toda velocidad, cuando de pronto vio la luz roja y azul de una patrulla siguiéndolo.
“No hay forma de que me alcancen con este auto”, pensó y aceleró a fondo. Tras unos segundos, se dio cuenta del problema en el que se estaba metiendo, y se detuvo a un lado de la carretera.
El policía se acercó a él, tomó su licencia sin decir nada, la examinó con cuidado y revisó el auto. Después le dijo:
“Mire amigo, ha sido un día muy pesado, estoy a punto de terminar mi turno y además es viernes. No tengo ganas de hacer papeleo, así que si puede darme una excusa para su exceso de velocidad que no haya escuchado nunca antes, lo dejaré ir.”
El tipo lo pensó por un segundo y respondió:
“La semana pasada mi esposa se fugó con un policía. Tenía miedo de que usted estuviera tratando de regresármela.”
“¡Que tenga un bonito fin de semana!, dijo el policía.

Chiste- La suegra y el burro!

En una ocasión había muchas personas reunidas en una casa y pasó por aquel lugar un conocido de la familia y preguntó:
“¿Qué pasó compadre?… ¿murió alguien?”
“Si, mi burro mató a mi suegra de una patada.”
“¿Y toda esa gente conocía a tu suegra?”
“No… ¡Vinieron a comprar el burro!”

Chiste- La velocidad permitida!

En la orilla de la carretera, el policía ve venir un coche que avanza a vuelta de rueda. Se sube en su patrulla y va en pos del infractor. Cuando se acerca ve que hay cinco ancianas dentro, con los ojos bien abiertos y pálidas como fantasmas. La señora que va al volante, visiblemente confundida, le reprocha al agente:
“Oficial, no lo entiendo. Yo iba conduciendo exactamente a la velocidad permitida”.
“Caramba, señora, conducir a una velocidad mucho más baja que el límite también puede ser peligroso”.
“¡Pero, oficial, yo iba exactamente a la velocidad permitida: 22 kilómetros por hora!”
Tratando de contener la risa, el policía le explica que 22 no es el límite de velocidad sino el número de la carretera. Un poco avergonzada, la dama sonríe y le agradece al policía haberla sacado de su error.
“Pero antes de dejarla ir, señora, dígame si todas están bien. Sus compañeras parecen estar muy asustadas y no han dicho palabra”.
Restándole importancia al hecho, de inmediato, la señora responde:
“No se preocupe, pronto estarán bien: ¡Es que acabamos de salir de la carretera 190!”

Chiste- Una buena y otra mala!

El doctor llama por teléfono a su paciente:
“Le tengo una noticia buena y otra mala.”
“Bueno… dígame primero la buena.”
“Los resultados del análisis indican que le quedan 24 horas de vida.”
“Pero bueno, ¿esa es la buena noticia? ¿entonces cuál es la mala?”
“Que estuve intentando localizarlo desde ayer.”

Chiste- Muy difícil de encontrar

Un cobrador toca a la puerta de una casa. Sale un niño:
“¿Sí?”
“¿Está tu papá?”, le pregunta el tipo.
“No.”
“¿Volverá pronto?”
“No sé.”
“¿A qué horas lo puedo encontrar?”
“Eso será muy difícil”.
“¿Por qué?”
“Porque sólo se encuentra cuando usted no viene”

Chiste- Jugando al exorcista!

Un borracho llega a su casa cantando y haciendo barullo. En eso se asoma un vecino y le susurra:
“¡Pss! ¡No haga ruido que su mujer se va a despertar!”
“No se preocupe, cuando llego así mi mujer y yo jugamos al exorcista”.
“¿Ah sí? ¿Y cómo es eso?
“Bueno, ella me sermonea… ¡y yo vomito!”

Chiste- Una mejor casita!

Llega un padre con San Pedro allá en el cielo. Le dice San Pedro: “tú eres el padre Ramón, ¿verdad?” El padre le dice que sí, y San Pedro le muestra la casa donde vivirá. Era una casa bien chiquita y bien fea, y el padre se queda pensando.
Al rato llega un taxista llamado Marcos y San Pedro le dice:
“Mira Marcos, tú vas a vivir en aquella mansión.”
Aquella era una casa bien padre. Al ver esto, el padre Ramón le pregunta a San Pedro por qué le daba a él esa casa tan chiquita.
San pedro le responde:
“Mira, padre, cuando tú estabas dando tu misa casi toda la gente se estaba durmiendo, y mientras él manejaba toda la gente iba rezando.”

Chiste- El significado de los sueños!

Una mujer se levanta por la mañana, despierta a su marido y le dice:
“Cariño, he tenido un sueño maravilloso. He soñado que me regalabas un collar de diamantes por mi cumpleaños. ¿Qué querrá decir?”
El marido le contesta: “Lo sabrás en tu cumpleaños…”
Llega el día del cumpleaños de la esposa y el marido entra en casa con un paquete en la mano. La mujer, emocionada, se lo quita de las manos, rasga nerviosa el papel, abre rápidamente la caja y encuentra un libro titulado:
“El significado de los sueños.”

Chiste- Siguiendo los pasos de papá

Un médico llevaba a su hija de 4 años al preescolar. La niña tomó el estetoscopio que el doctor había dejado en el asiento del auto, y comenzó a jugar con él.
Enternecido y lleno de orgullo, el doctor pensó: “¡Vaya, mi hija quiere seguir los pasos de su padre!”
Entonces, la niña habló hacia el instrumento: “Bienvenidos a MacDonald’s. ¿Puedo tomar su orden?”